Casa rural con piscina

¿Hay algo mejor que alojarte en una casa rural con piscina durante el verano? ¡Pues claro que no! Es maravilloso poder levantarte y lanzarte a la piscina o disfrutar de una buena lectura mientras los niños, tranquilos, juguetean en el agua, seguros y controlados. Si estás buscando una casa rural con piscina donde relajarte por completo en tu próxima escapada, sigue leyendo que te lo cuento todo enseguida.

Lee más sobre casas rurales con piscina

Juntos colaboramos en proyectos locales

Más detalles

Casa rural con piscina

¿Hay algo mejor que alojarte en una casa rural con piscina durante el verano? ¡Pues claro que no! Es maravilloso poder levantarte y lanzarte a la piscina o disfrutar de una buena lectura mientras los niños, tranquilos, juguetean en el agua, seguros y controlados. Si estás buscando una casa rural con piscina donde podrás relajarte por completo en tu próxima escapada, sigue leyendo, porque te contaremos todo lo que debes saber sobre ellas enseguida.

Para empezar, si quieres viajar por Europa en verano disfrutando de los maravillosos paisajes de una tierra llena de riqueza cultural, patrimonial y gastronómica, entonces alquilar una casa rural con piscina es una gran idea. Sobre todo, si viajas en grupo o con niños. Viaja a Francia, España, Italia o Portugal y calientate con el sol en tu casa rural con piscina. Allí, para terminar la tarde, también podrás organizar una fantástica barbacoa y disfrutar todos juntos de un fantástico clima bajo el cielo estrellado. Elige tu destino ideal, alquila una casa rural con piscina y dedícate a recorrer los paisajes de los alrededores con un buen paseo. Desde luego, esto se parece bastante a unas vacaciones perfectas, ¿qué piensas tú? Bien, pues a continuación, te contamos qué puedes visitar y cuáles son las ventajas de estas casas vacacionales.

Paisajes naturales que puedes visitar con una casa rural con piscina por Europa

Ya lo hemos dicho, Europa es un lugar de gran riqueza en todos los sentidos. Pero, sobre todo, en sus paisajes naturales. Puede que este continente sea uno de los más llanos, pero eso no impide que tenga cadenas montañosas que te quitan el aliento. Y, por supuesto, estas montañas forman bonitos valles, cañones, desfiladeros y mucho más. De igual manera, Europa es un continente de bosques. Los podrás encontrar en cualquier parte y perderte entre sus encantos. Y tendrás a tu disposición todo tipo de especies de árboles, pero también praderas, llanuras y en algunas zonas, ¡hasta podrás pasear por desiertos! Además, tiene kilómetros y kilómetros de costas con playas de impresión (más adelante, te hablaremos de las mejores playas de Europa).

La fauna amenazada en el continente y su protección

Por desgracia, aunque la fauna europea sea de lo más variada, si hay una característica que une a todas las especies es que muchas de ellas están en peligro o amenazadas. Pero, por suerte, los gobiernos europeos conocen este dato y, a lo largo de los años, han hecho todo lo posible para proteger el hábitat de estas especies. Por eso, este continente tiene tantos parques nacionales, Reservas de la Biosfera, zonas ZEPA (Zona de Especial Protección ara las Aves), zonas de la Red Natura 2000, etc. Como muestra de animales amenazados, te podemos hablar del oso pardo, el lince ibérico, el salmón atlántico, la salamandra, la tortuga boba o la foca monje. Y eso son solo algunos ejemplos de especies en peligro. ¡Tenemos que cuidar la naturaleza para evitar su desaparición! Por el momento, en la cabeza de la lista, tenemos a Luxemburgo con un 76 % de espacios naturales protegidos, Eslovenia con un 72 % y Malta con un 65 %. Por otra parte, destinos como España, Francia y Alemania cuentan con entre el 18 % y el 33 % de territorio natural protegido.

Las flores típicas de los países de Europa

En cuanto a la flora, la vegetación que puedes encontrar en Europa varía enormemente en función de la zona a la que vayas. Por ejemplo, en el norte abundan los bosques de tundra mientras que en el sur dominan los bosques mediterráneos. Sin embargo, algo que muchos países tienen en común es tener una flora nacional. ¿A qué es curioso, verdad? Empezaremos por la más conocida, y seguro que te suena: ¡el tulipán de Holanda! Si visitas este país en su época de floración, podrás conocer sus maravillosos campos de tulipanes de todos los colores. Por otra parte, la flor nacional de Francia es el iris o lirio, también conocida como flor de lis. En España, la flor más característica es el clavel. ¡Es muy flamenco! Esta planta es típica, sobre todo, en las regiones mediterráneas. Igualmente, en Finlandia, la flor más destacada es el muguet. Y, en Dinamarca, los protagonistas son los tréboles, ¡al igual que en Irlanda!

Actividades perfectas para disfrutar de tu casa de vacaciones

Entre las actividades que puedes hacer en este continente, comenzamos por la que más turistas atrae cada año: ¡las playas! Ya sabemos que estás disfrutando de unas vacaciones en una casa rural con piscina. Sin embargo, este hecho no significa que no puedas visitar alguna de las mejores playas de Europa. Puedes comenzar, por ejemplo, en la playa de Bestouan, en Francia. Allí, lo que tendrás a tus pies es un entorno idílico que está considerado como uno de los más bonitos de la región. Está compuesta de guijarros, pero eso no quita que el entorno que la rodea sea de ensueño. Por otro lado, en Croacia encontrarás la playa de Pasjača. Ha sido coronada con la más bonita de Europa en varias ocasiones. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que está situada a los pies de un precioso acantilado. Su naturaleza virgen y salvaje, y sus entornos paradisíacos de arenas blancas y aguas cristalinas harán que no te quieras ir jamás de allí.

Más agua en una excursión para conocer las cascadas de Europa

¿Una casa rural con piscina y las playas del continente no son suficiente agua para ti? Pues ponte un buen calzado para caminar, mete el chubasquero en la mochila y prepárate para conocer las cascadas más bonitas durante tus vacaciones. Comienza por Islandia y su cascada Seljalandsfoss. No te preocupes, no hace falta que pronuncies el nombre en voz alta, solo que la visites. De verdad parece sacada de un cuento de hadas. Se encuentra en un salto sobre un acantilado y cae sobre un apacible estanque. Además, puedes conocer la parte de atrás de la cascada si paseas por sus alrededores. ¡No te lo puedes perder! Otra cascada completamente diferente se encuentra en Italia, y es la de Marmore. Su altura de 165 metros la convierte en una de las más altas de Europa. Su presencia es imponente y el sonido que produce te dejará impresionado. Es realmente majestuosa. ¿Prefieres algo igual de bonito pero más sencillo? Entonces, la cascada de Veil, en Hungría, es tu opción. Esta llama la atención por el paisaje único que ofrece, ya que no es que tengan una gran caída, sino que el agua al bajar sobre la roca en las dieciocho terrazas que tiene, parece encaje.

Adrenalina para que no olvides nunca tu viaje

¿Quieres hacer actividades que no se escapen jamás de tus recuerdos? No hace falta que sean deportes de riesgo, pero sí actividades en las que la adrenalina se te pondrá por las nubes. Verbigracia, un paseo por los volcanes de Islandia ¡que todavía están activos! Si eliges esta excursión, pasarás por géiseres, glaciares y hasta aguas termales. También podrás hacer espeleología o disfrutar de los deportes de invierno en la zona. En definitiva, es una excursión perfecta para los más valientes. Y si lo que buscas es dejarte llevar por la naturaleza mientras estás a varios metros de altura, opta por la vía ferrata de los Dolomitas, en Italia. Es una forma fascinante de conocer el entorno mientras escalas y caminas por las paredes rocosas de las montañas.

Espacios naturales europeos que debes visitar

Después de todo lo que te hemos mencionado, ya solo te queda planear una excursión por los espacios naturales protegidos de Europa. Y un lugar perfecto para empezar es España. ¿Sabías que es el país con más Reservas de la Biosfera del mundo? ¡Pues sí! Tiene 52 reservas y, por norma general, cada pocos años la UNESCO añade alguna más. Algo completamente lógico si pensamos que España cuenta con la mayor parte de la fauna y flora más representativa de la península ibérica y los países mediterráneos. Así pues, en este bonito país podrás visitar lugares como el Parque Natural de los Picos de Europa o la isla entera de Menorca. También el muy necesario Parque Nacional de Doñana (protege a muchísimas especies en peligro) o el bello paisaje de Urdaibai, en el País Vasco.

Parques en otros países europeos

Eso sí, que España tenga tantas reservas no significa que no haya otros paisajes protegidos dignos de visitar en el continente. Un claro ejemplo de esto es el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, en Croacia. Son casi trescientos kilómetros cuadrados de reserva llenos de bosques, lagos y cascadas. Es todo un espectáculo. Por otro lado, en Bulgaria podrás encontrar el Parque Nacional de Pirin. Este es perfecto si buscas parajes hermosos, porque está considerado uno de los parques más bonitos del mundo. Sus paisajes son perfectos para sacarte unas fotografías únicas. Y, si lo que estás buscando son paisajes espectaculares de verdad, debes ir al espacio protegido más grande de Europa, el Parque Nacional de Vatnajökull en Islandia. Tiene doce mil kilómetros cuadrados de extensión y, en sus terrenos, podrás conocer glaciales, volcanes y, sobre todo, sus cuevas. Las luces que pasan por el hielo hacen que el interior sea un show. Además, si te animas, también puedes practicar escalada en el hielo

¿Qué más puedes conocer en Europa? Lugares con encanto

Pero los parques no son lo único que puedes conocer en el continente, porque hay muchos paisajes excepcionales que están esperándote. Puedes comenzar por la impresionante región de los Alpes austríacos en Innsbruck. Este lugar es perfecto para los fans del senderismo y para los que quieran conocer la cultura local. Descubre cómo viven los que están acostumbrados a la nieve y a los entornos naturales. ¡Y no te pierdas la gastronomía en los restaurantes locales! Incluso puedes coger el teleférico en la misma ciudad y este te dejará en Sierra Nordkette. En definitiva, es un lugar que está completamente diseñado para que disfrutes del paisaje.

Otro pueblo que debes visitar prácticamente por obligación si estás en Italia es Manarola. Es uno de los lugares más famosos del Mediterráneo por lo coloridas que son las casas. Verás fachadas amarillas, azules, rojas y de más colores en la ladera de la montaña. Justo en un acantilado a orillas del mar. Y, de paso, ya que estás aquí, aprovecha para disfrutar de una de las puestas de sol más espectaculares. Si lo haces desde los alrededores, las vistas al pueblo mientras el sol cae en el horizonte no se te olvidarán en la vida. Pero, por si acaso, no te olvides de llevar la cámara de fotos.

El clima que esperar con las casas de vacaciones en Europa

Europa es un continente muy grande, por lo que el clima cambia según el destino que elijas. Como suele ser habitual en las zonas del hemisferio norte, cuanto más subas, más frío hará. Esto, en otras palabras, quiere decir que los países nórdicos o escandinavos contarán con un clima frío. Gracias a ello, son el destino perfecto de los deportes de invierno. Por su parte, en los países del sur (sobre todo, los del Mediterráneo), el clima es más caluroso y permite que puedas disfrutar de tu casa rural con piscina o de las playas de la zona.

Las ventajas de alquilar una casa rural con piscina

Seguro que ya se te han ocurrido unos cuantos beneficios de alquilar una casa rural con piscina para tus próximas vacaciones. De hecho, algunos ya los hemos mencionado antes también aquí. Pero, te voy a contar cuáles son las grandes ventajas de tener una casa rural como campamento base para disfrutar de unas fantásticas vacaciones relajantes.

Para empezar, puedes nadar y hacer ejercicio en la piscina siempre que quieras y sin estrés. Seguramente en tu día a día, la natación, lejos de ser una actividad relajante, puede ser un poco estresante cuando la practicas en la ciudad. Sobre todo, si tienes que coger el coche para ir a la piscina o compartir piscina con un montón de gente que ni siquiera conoces. O cumplir con las normas de vestuario que exigen en las piscinas municipales o en los gimnasios y bueno, en fin, ¿qué te vamos a contar? Sin embargo, cuando tienes una piscina disponible para ti en tu casa de vacaciones, puedes disfrutar de la natación de verdad, sin todo ese estrés y sin horarios. Así pues, si quieres lanzarte a la piscina en bomba hazlo, si quieres tumbarte sobre tu colchoneta y echarte una siesta, hazlo. Eso es lo bueno de tener una piscina privada para ti.

Por otro lado, no hay nada de lo que preocuparse porque estás en casa. Si te olvidas algo en casa, podrás ir a buscarlo y tenerlo en menos de un minuto. Puedes bañarte por la noche si es lo que quieres o conseguir tu ropa rápidamente y pasar de la piscina a la ducha caliente en solo unos segundos. ¿Te apetece tomar algo o comer un snack? Todo está a mano, sin complicaciones. Por ello, tener una piscina en tu casa rural es muy cómodo. Igualmente, podrás tener a los niños controlados y entretenidos. Y es que, alquilar una casa rural con piscina siempre es una gran idea pero, sobre todo, si viajas con niños. A ellos siempre les encanta pasar horas en el agua. Y, así podrás disfrutar de mucho tiempo para ti mientras los niños juegan horas y horas sin riesgo y controlados completamente. Sin preocupaciones y con tiempo para ti, tus vacaciones serán exactamente lo que estás buscando: relajantes. Y los niños estarán encantados. Recuerda comprar todo tipo de juegos para la piscina que, aunque los niños tienen mucha imaginación, siempre serán de gran ayuda.

Por último, podrás refrescarte en lugares con temperaturas demasiado altas. Y es que hay zonas que, en verano, tienen temperaturas muy elevadas. Por ejemplo, si viajas al centro de Andalucía en esta estación, verás que no hay quien pare en la calle en según qué horas. E, incluso, hay ocasiones no basta con el ventilador. Si bien es cierto que la mayoría de las casas rurales cuentan con aire acondicionado, en estas localidades se agradece mucho tener una piscina en casa para poder refrescarse cuando el calor aprieta y para que los niños estén entretenidos. Imagínate estar con ellos toda la tarde en casa porque no pueden salir a la calle por el calor. Sería una pesadilla, ¿verdad? Las casas rurales con piscina son una excelente solución para esto. Seguro que se te ocurren más beneficios, ya que son muchas las ventajas de alquilar una casa rural con piscina, pero aquí has visto algunas de las más importantes de todas. Y, como has podido ver, estas casas rurales te van a garantizar mucha tranquilidad, disfrute y relajación. Además de increíbles exteriores donde los niños pueden jugar alejados sin peligro.

No obstante, en adición a las ventajas de tener una piscina, estas casas rurales te ofrecen todas las comodidades que necesitas para tener una increíble estancia. Desde wifi a barbacoa en el jardín, televisión, lavadora y muchísimas cosas más. Que viajes al campo no significa que tengas que perder todas las comodidades que ofrece la ciudad, ni mucho menos. Contarás con todas las comodidades en un espacio estratégico para disfrutar de los enclaves naturales de la zona con acceso a actividades de aventura, senderismo y muchas cosas más para disfrutar al máximo de la naturaleza.

Descubre nuestra nueva imagen

¡Me alegro de verte! Nuestro sitio web ha recibido un nuevo aspecto, este se adapta mucho mejor. Todo lo demás funciona como estás acostumbrado. ¿Qué te parece nuestra nueva imagen?