Casas de vacaciones Huesca

La provincia de Huesca, dentro de la comunidad autónoma de Aragón, se encuentra al norte de España y hace frontera con Francia. En esta región se encuentran algunos de los parques nacionales más importantes del país, y destaca por sus bosques y monumentos naturales. Gracias a ello, esta provincia es muy popular para aquellos que adoran las vacaciones al aire libre en el entorno salvaje. Así que, si eres de los que buscan la paz natural, la opción ideal para ti son las casas rurales en Huesca. Si quieres saber más sobre qué visitar en esta hermosa provincia, sigue leyendo.

Lee más sobre las casas de vacaciones en Huesca
Leer más sobre:

Casas de vacaciones Huesca

La provincia de Huesca, dentro de la comunidad autónoma de Aragón, se encuentra al norte de España y hace frontera con Francia. En esta región se encuentran algunos de los parques nacionales más importantes del país, y destaca por sus bosques y monumentos naturales. Gracias a ello, esta provincia es muy popular para aquellos que adoran las vacaciones al aire libre en el entorno salvaje. Así que, si eres de los que buscan la paz natural, la opción ideal para ti son las casas rurales en Huesca. Si quieres saber más sobre qué visitar en esta hermosa provincia, sigue leyendo.

El parque natural más famoso de Huesca

Como mencionábamos antes, en las tierras de Huesca podemos encontrar uno de los parques nacionales más conocidos de España. Hablamos del Parque Nacional de Ordesa y el Monte Perdido, en el norte de la región. Está ubicado en plenos Pirineos, y desde 1918 ostenta el título de parque natural, desde 1977 el de Reserva de la Biosfera, desde 1988 el de zona ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y desde 2006, también es zona RAMSAR (Humedales de Importancia Internacional). En definitiva, un lugar de un gran interés ecológico que no puedes dejar pasar en tu visita en Huesca. El terreno es de montaña, y una quinta parte del parque está compuesta por bosques.

Así mismo, Monte Perdido, el macizo de más de 3000 metros de altura e puede visitar en el parque. Cabe destacar que esta formación de roca calcárea está reconocida como la más grande de toda Europa. De igual manera, en los terrenos del parque podrás ver zorros, nutrias, cabras montesas, tritones y todo tipo de fauna pirenaica. Además, en cuanto a flora, los senderos y bosques de los alrededores están poblados por abetos, fresnos, abedules, y sobre todo, pinos negros y pinos silvestres. Para entrar al parque, tendrás que ir a Torla y si te gustan los deportes naturales, en Ordesa y Monte Perdido podrás practicar piragüismo, «rafting», esquí y por supuesto, senderismo y montañismo.

Lugares rodeados de naturaleza que no te puedes perder en Huesca

Sin embargo, en Huesca no todos los lugares de interés natural son parques nacionales. También cuenta con otros puntos de interés que te dejarán con la boca abierta. Por ejemplo, ¿conoces la muralla china de Huesca? Hablamos de la muralla de Finestras, un paraje en el que el hombre y la naturaleza se han unido para construir un monumento que no dejará a nadie indiferente. Se encuentra cerca de Montsec, y se trata de una impresionan muralla natural de rocosas calcáreas que separa el embalse de Canelles.

Tras esta muralla, se construyó el castillo de Finestras, pero a día de hoy, solo quedan en pie sus ruinas. No obstante, también sigue presente la ermita de San Vicente. De los alrededores, podrás hacer rutas de senderismo para visitar este lugar, y en su embalse, tendrás la oportunidad de practicar tus habilidades con el kayak para ver la muralla desde el agua.

Los bosques de la región

Otro de los elementos que más llama a los viajeros a alquilar casas rurales en Huesca son sus bosques naturales de ensueño. Un ejemplo de esto es el bosque que se encuentra en la región de Bujaruelo, el llamado bosque de Cobatar. Está atravesado por el río Ara, y una de sus rutas más famosas es la que va de el puente de Santa Elena hasta el puente de San Nicolás de Bujaruelo. Es indispensable que lleves la cámara de fotos, porque no querrás irte sin inmortalizar sus paisajes protagonizados por el verde, el amarillo, el naranja y el marrón. Sus bosques, de abetos, hayas, abedules, serbales y más especies, cambian de color en cada estación, y los diferentes tipos de árboles adquieren diferentes tonos, lo que crea un «collage» de colores que te dejarán sin palabras. Si te animas a hacer su ruta, pasarás por impresionantes barrancos, puentes románicos, y todo tipo de lugares de interés.

Y si no te conformas con un bosque, y quiere visitar una selva, programa una excursión a la Selva de Oza, en el parque natural de Los Valles Occidentales. La gran cantidad de árboles que lo conforman le han otorgado el título de la masa de árboles más importante de toda la comunidad autónoma. Los bosques de abetos son la principal atracción de este parque, aunque también podrás ver pinares y algunas hayas. Por otro lado, dentro de esta selva única, se encuentra un barranco llamado Boca del Infierno. Su profundidad y las cascadas que lo acompañan hacen que sea uno de los sitios más visitados de este parque. Su terreno cambiante de bosque y montaña ofrece oportunidades tanto a los más expertos montañistas (hay rutas para subir a las diferentes montañas de la zona) como a aquellos que solo quieren pasar un día de descanso en plena naturaleza.

El clima en las casas rurales en Huesca

Por último, es importante conocer el clima de la zona si estás pensando en alquilar casas de vacaciones en Huesca. Tiene un clima mediterráneo, por lo que debes tener en cuenta que, durante los meses de verano, el tiempo es cálido y es perfecto para hacer actividades relacionadas con el agua (como piragüismo, kayak, etc.) En junio, julio, y agosto, las temperaturas rondarán los 26 ºC, aunque pueden alcanzar más de 30 ºC en ocasiones.

Así que, si tu plan es hacer senderismo, montañismo, u otras actividades que puedan suponer esfuerzo físico, lo mejor es escoger las casas rurales en Huesca en primavera, en los meses de marzo y abril. En esta estación, las temperaturas rondarán los 10 ºC y 20 ºC, lo que es perfecto para irse de excursión a los lugares que os hemos mencionado anteriormente. Las temperaturas desde octubre a noviembre también son aptas para actividades al aire libre, pero las lluvias de esa época del año pueden estropear alguno de los planes. Y si quieres visitar Huesca en invierno, no olvides el abrigo. Aunque su invierno no es muy frio, las temperaturas pueden llegar a los 0 ºC, así que ve preparado con ropa que pueda protegerte de las temperaturas.