Casas de vacaciones Salamanca

En el sudoeste de la comunidad autónoma de Castilla y León, se encuentra la bonita provincia de Salamanca. Esta parte de España es conocida por su vida universitaria y su amplio legado histórico y cultural. Sin embargo, el entorno natural de esta región es perfecto para los que buscan unas vacaciones en el medio natural. Así qué, si quieres pasar un tiempo de desconexión de la rutina, y sumergirte en la naturaleza, no te pierdas las casas rurales en Salamanca de Naturehouse.es. A continuación, te contaremos los mejores planes al aire libre para hacer en la provincia.

Lee más sobre las casas de vacaciones en Salamanca
Leer más sobre:

Casas de vacaciones Salamanca

En el sudoeste de la comunidad autónoma de Castilla y León, se encuentra la bonita provincia de Salamanca. Esta parte de España es conocida por su vida universitaria y su amplio legado histórico y cultural. Sin embargo, el entorno natural de esta región es perfecto para los que buscan unas vacaciones en el medio natural. Así qué, si quieres pasar un tiempo de desconexión de la rutina, y sumergirte en la naturaleza, no te pierdas las casas rurales en Salamanca de Naturehouse.es. A continuación, te contaremos los mejores planes al aire libre para hacer en la provincia.

Visita los parques naturales de Salamanca

La provincia de Salamanca tiene en su territorio dos parques naturales de gran interés. El primero de ellos es el parque natural de Las Batuecas - Sierra de Francia. Es Reserva de la Biosfera de la Unesco desde el año 2006, y en sus ecosistemas habita todo tipo de fauna mediterránea. Durante tu visita al parque, no olvides ni la cámara de fotos ni los prismáticos, ya que podrás observar e inmortalizar gatos monteses águilas reales, cabras montesas y cigüeñas negras. Por sus valles pasan los ríos de Alagón y Francia, y en el valle de Batuecas, podrás encontrar restos arqueológicos como pinturas rupestres.

Por otro lado, se encuentra el parque natural de Arribes del Duero. Es un espacio protegido de 170 000 hectáreas que abarca una parte de Salamanca y otra de la provincia de Zamora. Gracias a su clima particular creado por los cañones fluviales del Duero y sus afluentes, la vegetación de la zona del valle es únicamente mediterránea. Si en tu estancia en nuestras casas rurales de Salamanca, decides visitar este parque, podrás ver naranjos, chumberas, olivos y más. Por su parte, en las llanuras de esta reserva natural, el clima es continental. Además, el parque cuenta con varios miradores para poder ver toda la zona desde las alturas. Se encuentran sobre el río Duero, y algunos de los que puedes visitar son Saucelle, el Balcón de Felipe o el mirador de Fraile.

La fuerza de los ríos de Salamanca

Y si hay algo que no te puedes perder en Arribes del Duero es el Pozo de los Humos, un salto de agua del río Uces. Tiene más de 50 metros de altura, y su belleza imponente siempre deja asombrados a los visitantes. En primavera, durante la época de lluvias y deshielo, la cascada de muestra en su máximo esplendor, y la fuerza de la caída del agua crea una cortina de niebla que refleja de forma preciosa los rayos del sol.

Desde el mirador que allí se encuentra, podrás ver a tus pies un continuo arcoíris mientras observas como el agua golpea contra las rocas del fondo de la cascada. Un espectáculo impresionante que ha hecho que esta cascada entre en el top de saltos de agua de Europa. Así que si no quieres perderte esta visita, puedes hacer alguna de las rutas de senderismo que pasan o terminan por el Pozo de los Humos. Puedes empezar en el pueblo de Masueco (para llegar a lo alto de la cascada), o desde Pereña de la Ribera (que nos lleva un poco más lejos, pero ofrece una vista completa del salto de agua).

Por otra parte, en el anterior mencionado parque natural de Las Batuecas, podemos encontrar un remanso de paz y tranquilidad para pasar el día. Nos referimos al meandro El Melero, un giro del río Alagón que prácticamente forma una isla en mitad del cauce. La península o isleta que deja el paso del río está repleta de árboles y se llama isla de Romerosa. Además, está justo en la frontera entre Salamanca y Cáceres (en Extremadura) así que podrás ver el espectáculo del río desde los miradores de ambas provincias.

Una isla fluvial en mitad de Salamanca

Por último, en otro punto de Salamanca, el río sí ganó la batalla a la tierra y consiguió aislar un pequeño islote en medio del río Tormes. Este lugar es conocido como la isla del Soto, y está en el municipio de Santa Marta de Tormes. Podrás acceder a ella a través de un puente habilitado para los peatones, y sus visitantes la han apodado «isla del relax». Una vez pases por el puente, olvidarás la cuidad y te sentirás en medio de la naturaleza. La isla contiene extensos bosques, podrás descansar a las orillas del río, o incluso pescar en sus muchos puntos habilitados para ello.

En sus varios miradores, podrás observa la fauna y la vegetación de los alrededores. Así mismo, dentro de la isla también podrás encontrar varias instalaciones como baños, o zonas de restauración para hacer un descanso de tu excursión por el lugar. Y si te apetece hacer deporte al aire libre, Soto también cuenta con sitios habilitados para hacer deporte, y un carril bici por si te animas hacer una ruta en bicicleta por la zona.

¿Qué clima hará durante tu estancia en nuestras casas rurales en Salamanca?

El clima de esta región depende mucho de la estación, por lo que deberás pensar en ello cuando alquiles tu casa vacacional en Salamanca. No obstante, el lugar cuenta con un clima mediterráneo continentalizado, por lo que los veranos son calurosos, aunque sin mucha humedad. Por el contrario, Salamanca es una de las provincias de España con más baja temperatura durante el invierno. Así que, si quieres darte un baño en sus muchos ríos, o hacer actividades y deportes acuáticos, lo mejor es que optes por los meses de junio, julio, y agosto.

En ellos, las altas temperaturas (que oscilan entre los 25 ºC y 30 ºC) harán que no quieras salir del agua. Por el contrario, si quieres hacer senderismo, lo mejor es ir a Salamanca en primavera, en los meses de marzo y abril, o ya en otoño, desde finales de septiembre. Eso sí, a no ser que vayas en pleno verano, no dudes en llevarte un paraguas o un chubasquero: en Salamanca llueve casi todo el año, ¡por eso sus zonas naturales son tan llamativas y sus ríos tan caudalosos!