Chalet El Tiemblo

¿Te gusta la vida rural de los pueblos mágicos de Castilla y León? ¿Eres un aficionado a la gastronomía, los espacios naturales y las rutas por lugares con encanto? Entonces, lo mejor que puedes hacer es reservar tu chalet en El Tiemblo con nosotros

Lee más sobre Chalet El Tiemblo
Leer más sobre:

Chalet El Tiemblo

¿Te gusta la vida rural de los pueblos mágicos de Castilla y León? ¿Eres un aficionado a la gastronomía, los espacios naturales y las rutas por lugares con encanto? Entonces, lo mejor que puedes hacer es reservar tu chalet en El Tiemblo con nosotros. Esta pequeña localidad de tan solo unos cuatro mil cien habitantes se encuentra en la provincia de Ávila y abarca alrededor de setenta y cinco kilómetros cuadrados. Pero no te preocupes, su pequeño tamaño no impide que, en su territorio, cuente con una reserva natural de gran importancia y un castañar con cientos de años. ¿Quieres saber más sobre todo esto? Te lo contamos a continuación.

La Reserva Natural del Valle de Iruelas

A menos de media hora de tu chalet en El Tiemblo, encontrarás una reserva natural de casi nueve mil hectáreas que se protegió en el año 1996. Hablamos del Valle de Iruelas, que también es zona ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves). Algo lógico, si tenemos en cuenta que allí podrás ver a una de las colonias de buitres negros más importantes de todo el continente. Esta majestuosa rapaz puede llegar a tener dos metros y medio de envergadura, pero se han observado ejemplares que llegan hasta los tres metros. ¡Son todo un espectáculo! Pero no están solos en el parque, también hay otras especies de buitres, como el leonado, y más rapaces como águilas imperiales ibéricas y reales o gavilanes. Eso sí, además de poder ver un montón de aves, podrás pasear por bosques de tejos, olmos de montaña, pinos y acebos. Entrarás en un lugar completamente natural que merece la pena visitar.

¿Quieres visitar más árboles desde tu chalet en El Tiemblo? ¡Pues ve a su castañar!

Si te gusta pasear por bosques sacados de los cuentos de hadas, estás de suerte, porque podrás visitar el Castañar de El Tiemblo. Para que tenga un aspecto mágico de fantasía, lo mejor es ir a verlo en otoño. En esta estación, las hojas se esparcen por el suelo y los colores amarillos, naranjas y tostados te inundarán la vista. El sol que se filtra por las copas de los árboles crea una iluminación idílica para sacar fotos o pararse a observar la naturaleza. ¿Qué más se puede pedir? Pues también podrás llevarte un buen cesto de castañas si vas recogiéndolas del suelo. Es una buena forma de mantener a los niños entretenidos. Pero, eso sí, aunque son comestibles, dependiendo de la época pueden estar un poco amargas.

Unas vistas de impresión desde las cascadas de Ávila

¿Te has cansado ya de tanto bosque y quieres ir a un sitio en el que el agua sea la protagonista? Pues date un paseo por el Chorro de la Ventera, en la sierra de Gredos. Si vas en primavera, la época de deshielo, esta cascada estará en todo su esplendor. Es un salto de agua de varios metros de altura que destaca por el paisaje que lo rodea. Otro lugar que debes visitar es la Garganta de Valdeascas Pero puesto que aquí, además de las pequeñas cascadas que hay por el camino, encontrarás una poza para bañarte, te recomendamos su visita en verano. En primavera, el agua baja con mayor fuerza, ¡pero estará casi helada! ¿Buscas unas vacaciones rurales y naturales? Pues reserva ya tu chalet en El Tiemblo con nosotros y vive tu aventura en este pueblo de ensueño.