Finca

Unas vacaciones en mitad de la naturaleza Europea son el momento ideal para desconectar de la rutina, del estrés diario y del trabajo. El entorno salvaje te permite disfrutar del medio que te rodea, y ¿qué mejor forma de hacerlo que en una finca? En Casanaturaleza.es sabemos que durante el tiempo de relax, es importante que cada uno tenga su propio espacio, una finca te dará muchos metros cuadrados para vivir momentos inolvidables.

Lee más sobre finca

Juntos colaboramos en proyectos locales

Más detalles

Finca

¿Conoces alguna forma mejor de pasar unas vacaciones que en plena naturaleza con tu propio alojamiento alquilado? Piensa en unas vacaciones sin tener que escuchar a los vecinos y en las que poder desconectar completamente del trabajo y el ajetreado día a día. ¿Te gustaría? Pues con una finca de Casanaturaleza.es cualquiera de nuestros destinos en Europa, podrás conseguir eso y mucho más. Has de tener en cuenta que una finca, además de privacidad, te ofrece una gran cantidad de terreno para tener piscina, barbacoa y otras comodidades que harán de tus vacaciones un sueño.

Además, los destinos que encontrarás son prácticamente idílicos. En otras palabras, te alojarás en lugares situados en plena naturaleza. Y es que, además de por sus impresionantes ciudades y su avanzada civilización, Europa es famosa por sus entornos naturales. Por ejemplo, los países del Mediterráneo como España, Francia o Italia son destinos incomparables para unas vacaciones de sol y playa. Mientras que, los países nórdicos como Suecia o Noruega harán las delicias de los amantes de la nieve. Además, todo el centro de Europa está repleto de bosques frondosos y lozanos en los que hacer senderismo y conocer la naturaleza. Así pues, en Casanaturaleza.es te hablaremos de los mejores lugares para hacer una escapada que no se irá nunca de tus recuerdos. ¡Sigue leyendo para saber más!

España es uno de los mejores destinos para disfrutar de una finca

En los confines de Europa, en su zona sudoeste, hay un pedazo de tierra prácticamente rodeada por el agua (por el mar Mediterráneo y el océano Atlántico). Esta zona tiene casi seiscientos mil kilómetros cuadrados y, por supuesto, se trata de la península ibérica. Esta abarca todo el país de España y todo Portugal y, también, el pequeño país de Andorra y la colonia británica de Gibraltar. La principal característica geográfica de esta zona es que está situada en una meseta. Es decir, su altura media con respecto al nivel del mar es bastante alta. Además, también posee cadenas montañosas de gran importancia como los Picos de Europa, el sistema Ibérico, el sistema Penibético, el sistema Central o la sierra de Guadarrama. En cuanto a las aguas de la península, además de estar rodeada por mar, tiene varios ríos muy importantes en su interior. Verbigracia, el Tajo, uno de los ríos más esenciales de la región, o el Guadalquivir, el Guadiana y finalmente, el Duero. Pero es importante recordar que la península ibérica no es la única del continente. En Europa, también podrás visitar la península Escandinava, compuesta por Suecia y Noruega. La balcánica con Grecia, Macedonia, Albania, Croacia, Eslovenía, Bulagario y más países balcánicos. O la itálica con Italia, el Vaticano y San Marino. Las opciones son interminables cuando hablamos de Europa.

La fauna de la península y de Europa

Aún siendo un continente tan grande, la fauna de Europa es bastante específica. Aquí podrás conocer a los amenazados gatos monteses, lobos europeos u osos pardos europeos. Aparte de algunas excepciones, como los animales de climas fríos (los zorros árticos, , el bisonte europeo, el lemming de Noruega o los lobos de la tundra), el resto podrás encontrarlos (a veces, casi en exclusiva), en la península ibérica. Por ejemplo, el lince ibérico o el oso pardo están muy protegidos en los parques de esta región y forman algunas de las únicas colonias que podrás encontrar en todo el continente. Así mismo, el sur de la península cuenta con un habitante muy particular. Se trata del macaco de Barbary, ¡la única especie en de mono en libertad de Europa! Habita, sobre todo, en la colonia de Gibraltar y es un gran atractivo para los turistas. Pero, eso sí, ¡cuida de tu bolso o mochila porque estos monos tienen las manos muy largas!

Vegetación exuberante donde quiera que vayas

Pero, la poca diversidad en cuanto a fauna (que tampoco es poca, solo muy específica), desaparece por completo cuando hablamos de vegetación. De hecho, los bosques que puedes encontrar en Europa son de cuatro tipos diferentes. El primero es el mediterráneo. Se caracteriza por soportar muy bien las altas temperaturas (al estar en el Mediterráneo, ¡no les queda más remedio!). Y, normalmente verás pinos, sabinas, alcornoques, robles y también, matorrales como romeros, jaras o zarzaparrillas. Otro tipo de bosque es el septentrional característico de los climas fríos, compuestos principalmente por abetos y otros árboles de hoja perenne. Después, está el bosque montañoso en las áreas de mayor altitud. Y, por último, el bosque templado es el más común del continente. Sueles componerse de árboles caducifolios y las coníferas y destaca por estar adaptado a los climas templados y las lluvias abundantes.

Aprovecha y haz estas actividades durante tus vacaciones

Gracias a la diversidad de climas y ecosistemas que hay en el continente, te gusten las actividades que te gusten, en Europa encontrarás algún sitio que sea ideal para hacerlo. Por ejemplo, ¿eres aficionado a los deportes de invierno? ¿Disfrutas más que nunca cuando desciendes por las montañas a toda velocidad con tu tabla o tus esquís? Pues Europa tiene algunas de las mejores estaciones de esquí del mundo. Por ejemplo, la de Baqueira Beret, en España. Está tiene casi doscientos kilómetros de pistas para todos los niveles, tanto para los expertos profesionales como para los que acaban de empezar. Además, es conocida por la calidad de sus monitores, así que mucha gente va allí a aprender. Por otro lado, Francia también tiene estaciones de gran calidad. Un ejemplo claro es Serre Chevalier, en los Alpes. Está sobresale entre el resto de estaciones por tener muchas pistas libres. Es decir, si te gusta el freestyle, este es tu sitio.

¿Dónde practicar deportes acuáticos en el continente?

¿Prefieres que el agua esté líquida en vez de en forma de nieve? ¿Te encanta bucear y conocer las profundidades del fondo marino? ¿O coger las olas como todo un experto y sentir la adrenalina? Entonces, los mares y embalses de España tendrán todo lo que necesitas y más. Si lo que deseas es hacer surf, la zona norte de España es perfecta. Tanto en Galicia como Asturias o Santander son ideales para el surf gracias al viento y el oleaje intenso que este provoca. Si eres más de buceo, las islas Baleares poseen algunos de los fondos marinos más limpios y poblados de todo el Mediterráneo. Lo mismo ocurre con las islas Canarias y, gracias a su cercanía con África, la fauna marina que verás allí es completamente diferente de la que encontrarás más cerca de la península. Finalmente, los amantes de los deportes acuáticos más tranquilos, como el piragüismo o el kayak, encontrarán su paraíso en los ríos y embalses españoles.

Espeleología y cuevas que no puedes perderte

Otra de las actividades más habituales para hacer de Europa es la espeleología y las vistas a las cuevas. Algo completamente lógico si tenemos en cuenta la riqueza del mundo subterráneo del continente. Así pues, aquellos que quieran conocer algunas de las zonas más recónditas y misteriosas de la región podrán pasarse por Eslovenia. Allí, se encuentran unas de las cuevas de mayor tamaño y más llamativas de la región cárstica. Hablamos de las cuevas de Postojna, en las que podrás pasear por veinticuatro kilómetros de galerías. ¡Incluso tiene un minitren que hacer parte del recorrido! ¿Te gustan las cuevas y también… los lagos? Entonces, ve a conocer las cuevas del Drach, en Mallorca, España. En su interior podrás conocer el lago subterráneo más grande del mundo, el lago Martel. De hecho, podrás recorrerlo en barca y conocer las cuevas de una forma original. Además, destaca por las aguas color turquesa tan claras que podrás ver el fondo. Al entrar, te parecerá haberte adentrado en un mundo de fantasía. ¡No puedes perdértelas!

Una región con parques naturales de impresión

Si has llegado leyendo hasta aquí, ya sabrás que la naturaleza de Europa es completamente digna de ser protegida. Y eso, en España, lo saben, y por eso cuenta con muchos parques naturales en su interior. Uno de los más importantes y reconocidos es el Parque Nacional y Natural de Doñana. Está en la provincia de Andalucía, al sur, y destaca principalmente por su fauna. Al estar localizado entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, y muy cerca de África, la diversidad allí es asombrosa. Es más, es zona ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) debido al gran número de aves que habitan allí o pasan durante su migración. Sin embargo, en el parque también hay animales acuáticos como la anguila, anfibios y reptiles como el lagarto ocelado o el galápago europeo y mamíferos típicos de la península como ciervos y jabalís. Igualmente, podrás conocer una de las últimas colonias de lince ibérico del planeta.

Un parque con un volcán dentro

En las islas Canarias, hallarás un parque de lo más especial. Se trata del Parque Nacional del Teide, uno de los más visitados de toda España. Desde el año 2007, la UNESCO lo ha declarado Patrimonio de la Humanidad y el protagonista, por supuesto, es el Teide. Este impresionante volcán tiene más de 3700 metros de altitud, por lo que es el más alto de Canarias y es ideal para los montañistas más aventureros. Además, es importante saber que sigue siendo un volcán activo y, de vez en cuando, hay fumarolas o pequeños terremotos. No obstante, hace más de cien años que no hay una erupción y no se prevé que vaya a haber grandes erupciones en un futuro próximo, pero lo tienen altamente controlado para conocer a fondo su actividad. Igualmente, y aunque parezca mentira, una de las grandes atracciones del Teide es su sombra. La sombra que proyecta el volcán sobre el mar es la más grande del mundo y es completamente triangular. ¡Y es eso que a la montaña le falta la punta!

El Parque Nacional de Picos de Europa

Para finalizar con los parques naturales, es imperativo hablar del Parque Nacional de Picos de Europa. Este se encuentra entre Asturias y Cantabria y dispone de más de 67 000 hectáreas de terreno. Allí, conocerás un entorno único del bosque Atlántico y un pico solo apto para los escaladores con muchos años de experiencia a sus espaldas. Nos referimos al Naranjo de Bulnes, que cuenta con una pared prácticamente vertical que se lo pondrá difícil a los que quieran escalarla. Además, si hay un parque que muestre un ejemplo perfecto de la fauna cantábrica e ibérica, es este. Así pues, cuando pasees por la zona podrás ver rebecos cantábricos, cabras montesas, urogallos cantábricos y osos pardos. Y podrás pasear todo lo que quieras, porque hay treinta recorridos adaptados para que los senderistas puedan conocer hasta el último rincón del parque.

Lugares del continente Europeo

Ya hemos hablado de los lugares más naturales que puedes conocer con una finca en Europa. Pero también es importante conocer las diferentes ciudades y pueblos que estén rodeados de naturaleza. Por ello, un sitio perfecto para pasar tus vacaciones puede ser Limburgo, en los Países Bajos. Esta localidad se encuentra al sur del país y en su territorio hay una montaña que debes conocer. El Vaalserberg es un pico de más de trescientos metros de altitud. Igualmente, en su río Meuse podrás pararte a descansar mientras observas su curso. Además, el Parque Nacional De Groote Peel se encuentra en esta área, y sus turberas, pantanos y zonas húmedas son perfectas para conocer a las aves holandesas.

Playas y más en el Algarve portugués

Además de la naturaleza verde de bosques y montañas, la naturaleza de las costas también es apasionante. Una muestra de esto se encuentra en Algarve, al sur de Portugal. Los que quieran disfrutar del sol y la playa habrán encontrado su sitio ideal. Playas como la de la Albufeira, Sagres o Armação de Pêra son ideales para poner la toalla y dejarse llevar por la tranquilidad de sus arenas doradas y aguas azules. ¡Y es un sitio estupendo para disfrutar de la gastronomía mediterránea! Conoce el sabor inolvidable del aceite de oliva, las verduras cultivadas en esas tierras, las carnes del ganado del lugar y, por supuesto, el pecado del Mediterráneo y del Atlántico. Sin embargo, a parte de playas, también tendrás montañas como las de la sierra de Monchique a un tiro de piedra. En definitiva, es un lugar donde podrás encontrar las vacaciones que estás buscando.

¿A dónde ir en función del clima?

Como es de esperar, al ser un continente con tanta extensión (aunque muy por debajo de Asia o América), los climas varían según la zona. En consecuencia, hay que elegir el destino según el clima que prefieras. Es decir, si deseas que tus vacaciones se centren en la nieve, deberás ir a la zona norte del continente. La península escandinava es tu objetivo. El clima frío de esas regiones lo hace ideal para poder disfrutar de la nieve. Así pues, escoge países como Suecia o Noruega para ello. Eso sí, no olvides que Europa es un continente con muchos sistemas de montaña, así que el norte no es tu única opción para los deportes de invierno.

Por otro lado, escoge los países mediterráneos para pasar unas vacaciones típicas de playa. Su clima hace que los veranos sean cálidos, por lo que es estupendo para tomar el sol. Los países de la península Balcánica, como Bosnia-Herzegoina o Croacia también son famosos por sus playas y su clima en verano. Para finalizar, si deseas viajar en las estaciones de otoño o primavera, prácticamente en cualquier lugar de Europa te encontrarás con lluvias. Eso sí, las temperaturas serán suaves, lo que la hace perfecta para conocer la naturaleza sin distracciones. Y, si quieres escapar de la lluvia, lo mejor es que optes por los países del centro.

Las ventajas de alquilar una de nuestras fincas

Lo último que nos queda por comentar son los alojamientos, ¡y es que una finca conlleva muchas ventajas! Para empezar, lo mejor de una finca es la privacidad y el espacio. Además de no tener vecinos en la habitación de al lado, como pasaría en un hotel, puedes llevarte a todos tus amigos o familia. Esto supone tranquilidad y privacidad, ya que no tendrás que preocuparte por molestar a nadie ni porque te molesten a ti. También supone un ahorro considerable del precio, ya que se pueden compartir los gastos. Igualmente, uno de los mayores beneficios de las fincas y otros alojamientos de Casanaturaleza.es es que puedes disponer de una cocina. Así te podrás olvidar de los menús preestablecidos y los horarios y comer cuándo y lo que tú quieras.

Otro punto a tener en cuenta es que, por norma general, todos los alojamientos de Casanaturaleza.es disponen de las comodidades que puedes tener en tu propia casa. En otras palabras, lavadora, baño privado, lugares comunes en los que disfrutar en compañía, etc. Así que en una finca, podrás adaptar tus vacaciones a tus gustos, horarios y, generalmente, a tu propio estilo. ¿Qué más se puede pedir? No lo dudes más tiempo y reserva un alojamiento con Casanaturaleza.es para conocer la vida rodeada de entornos naturales.

Descubre nuestra nueva imagen

¡Me alegro de verte! Nuestro sitio web ha recibido un nuevo aspecto, este se adapta mucho mejor. Todo lo demás funciona como estás acostumbrado. ¿Qué te parece nuestra nueva imagen?