Hospedaje en Lisboa

Al oeste de la península ibérica, con costas bañadas por el océano Atlántico, se encuentra Portugal. Y su capital, Lisboa, es un destino turístico perfecto para aquellos que quieren conocer su naturaleza y la fuerza de las aguas de sus ríos. De hecho, allí se encuentran dos estuarios de impresión que debes visitar, y de los que hablaremos más adelante. Así pues, aunque normalmente se asocia Lisboa al turismo de ciudad, aquellos que vayan en busca de la naturaleza se encontrarán con varias sorpresas.

Lee más sobre hospedaje en Lisboa

Juntos colaboramos en proyectos locales

Más detalles

Leer más sobre:

Hospedaje en Lisboa

Al oeste de la península ibérica, con costas bañadas por el océano Atlántico, se encuentra Portugal. Y su capital, Lisboa, es un destino turístico perfecto para aquellos que quieren conocer su naturaleza y la fuerza de las aguas de sus ríos. De hecho, allí se encuentran dos estuarios de impresión que debes visitar, y de los que hablaremos más adelante. Así pues, aunque normalmente se asocia Lisboa al turismo de ciudad, aquellos que vayan en busca de la naturaleza se encontrarán con varias sorpresas. ¡Descúbrelas con un hospedaje en Lisboa! Además de miradores, ciudades y pueblos con un encanto único y mercados dónde comprar apasionantes obras de artesanía, Lisboa ofrece mucho más. Sus montañas y praderas son el entorno perfecto para los senderistas y para los amantes de las bicicletas. Así mismo, dentro de la ciudad, también podrás encontrar pequeños entornos naturales. Nos referimos a sus muchos jardines, como el de la Estrella, el de Torel, los jardines Gulbekian o el parque Eduardo VII. En otras palabras, si buscas naturaleza, no tardarás mucho en encontrarla en la increíble capital de Portugal. Pero, por si acaso, a continuación te contamos lo que puedes descubrir.

Los estuarios que no puedes perderte: el Sado y el Tajo

Como hemos mencionado antes, Lisboa cuenta con dos importantes estuarios. Y en esta ocasión, comenzaremos por la Reserva Natural del Estuario del Sado. Esta bonita y especial reserva ocupa más de 23 000 hectáreas que ofrece un hábitat ideal para cientos de especies de aves. Así que prepárate para ver patos, flamencos, cigüeñas y muchas otras aves acuáticas en su entorno natural. De hecho, es uno de los mejores lugares de Portugal para practicar birdwatching (u observación de aves). Pero hay otro tipo de fauna que también destaca: los delfines de nariz de botella. Es más, está curiosa especie de delfín es conocida por ser muy amigable y por sus visitas frecuentes a los estuarios de los ríos. Por lo tanto, ¡no te olvides de la cámara de fotos para inmortalizar momentos únicos! Igualmente, si quieres conocer más de esta reserva, podrás pasear por bosques, marismas, bancos de arena y asombrosos campos de arroz.

Una visita imprescindible a la Reserva Natural del Estuario de Tajo

Si hay un río que sea igualmente reconocido por su importancia en toda la península ibérica, ese es sin duda, el Tajo. Este gran río nace en la sierra de Albarracín de Teruel, en España. Y cruza todo el país hasta llegar a Portugal y desembocar en Lisboa. Gracias a esto, es el río más largo de toda la península. De la misma forma, su impresionante desembocadura da lugar al mar de la Paja, y sus casi 35 000 hectáreas de terreno lo convierten en el estuario más grande de la zona occidente del continente. Para proteger este espacio único, la reserva natural se creó en el año 1976. Desde entonces, los cientos de especies de aves han estado protegidas en sus terrenos. Además, se trata de una de las zonas húmedas más importantes de Europa debido a sus ecosistemas de gran valor natural.

Belleza inigualable bajo el suelo de Lisboa: las grutas de Mira de Aire

Ahora que ya conoces los dos estuarios, es el momento de encontrar un tipo de naturaleza que solo se encuentra bajo tierra. Nos referimos a las grutas de Mira de Aire, un complejo de cuevas que también se conoce como los Moinhos Velhos. Pero no son unas cuevas cualquiera, son una de las siete maravillas naturales de Portugal. ¡Y es normal! Ya que esta belleza subterránea no tiene comparación. Las cuevas tienen más de diez kilómetros de largo, aunque de ellos, solo podrás conocer seiscientos metros. Y, ¿por qué son tan importantes? Además de ser las más grandes de Portugal, en sus galerías encontrarás paisajes bellísimos llenos de estalactitas, estalagmitas, columnas que llegan hasta el techo y ¡un increíble lago subterráneo! Será como si hubieras seguido las indicaciones de Julio Verne para llegar al centro de la tierra. Las grutas están a tan solo unos kilómetros de Lisboa, así que su visita es prácticamente obligatoria.

Disfruta de las mejores playas con tu hospedaje en Lisboa

Vale, llegó el momento de descansar después de las visitas a los estuarios y a las cuevas. ¿Y, qué mejor que las playas de Lisboa para tomarte ese merecido descanso? Empezamos por las que se encuentran en la Costa da Caparica. Esta costa abarca casi treinta kilómetros de playas de arenas doradas perfectas para relajarse. Por otro lado, si te gusta el surf, te recomendamos la playa de Guincho, que destaca por sus fuertes vientos y oleajes. Por esta misma razón, no es muy recomendada para bañarse, sobre todo con niños. Pero es ideal para coger olas de impresión con tu tabla. Finalmente, si quieres conocer una playa más alejada del bullicio y con pocos visitantes, ve a la playa de Ursa. Está cerca del Parque Natural de Sintra-Cascais, y su acceso es difícil. Tendrás que hacer una pequeña ruta hasta llegar a la tranquilidad de la costa.

El clima de Lisboa

Finalmente, nos despedimos con unos consejos sobre cuándo visitar esta capital europea. Así pues, si quieres disfrutar del clima templado y las playas con tu hospedaje en Lisboa, lo mejor es ir allí en los meses de verano. Aunque es la época con más afluencia de turistas, es el momento perfecto para disfrutar del sol y las cálidas aguas. Sin embargo, si prefieres visitar los parques naturales con buen clima y con tranquilidad, debes ir en primavera y otoño. Durante estos meses, el clima te acompañará para hacer excursiones y rutas. ¡Y sin muchos turistas! Además, en primavera, gracias al deshielo los ríos tienen el caudal al máximo, por lo que podrás divertirte con actividades como descenso de ríos o piragüismo. Finalmente, si prefieres ir en invierno, has de tener en cuenta que el clima es templado pero variable. Así que debes tener flexibilidad con los planes para poder cambiarlos en caso de que el tiempo no acompañe. Planea unas vacaciones con un hospedaje en Lisboa con Casanaturaleza.es y vive una aventura en la naturaleza portuguesa. ¿A qué esperas para reservar y comenzar tus vacaciones de ensueño?