Yurta

Cuando la gente piensa en vacaciones, suelen pensar en hoteles, grandes complejos turísticos, apartamentos vacacionales y otras viviendas de ese estilo. Sin embargo, aquellos que realmente aman la naturaleza y quieren sentirse en armonía con ella durante su tiempo de descanso, tienen claro que lo mejor es una «nature house». Y, ¿qué vivienda puede favorecer la unión total con el medio que nos rodea? La yurta, el hogar por excelencia de los nómadas de Asia Central.

Lee más sobre yurta

75 Casas de la naturaleza

Yurta

Cuando la gente piensa en vacaciones, suelen pensar en hoteles, grandes complejos turísticos, apartamentos vacacionales y otras viviendas de ese estilo. Sin embargo, aquellos que realmente aman la naturaleza y quieren sentirse en armonía con ella durante su tiempo de descanso, tienen claro que lo mejor es una «nature house». Y, ¿qué vivienda puede favorecer la unión total con el medio que nos rodea? La yurta, el hogar por excelencia de los nómadas de Asia Central.

¿Qué es una yurta y por qué es perfecta para las vacaciones?

El término yurta no es muy conocido, y no suele ser lo primero en lo que piensas para alquilar en vacaciones. Sin embargo, si buscas desconectar y vivir de la forma más natural posible, es la opción para ti. Las yurtas son viviendas redondas, transportables, y tienen su origen en Mongolia, en la Edad Media. Nacieron por la necesidad de los nómadas de refugiarse en un entorno seguro y cómodo durante sus viajes. Los materiales de la yurta suelen ser la madera, la lana y otros elementos naturales, y hasta sus estructuras tienen un significado cultural.

El techo, redondo con una apertura en el centro, representa el sol y el ojo del cielo, y el fuego en el centro del espacio representa la vida. Además, son ecológicas, ya que casi no causan impacto en el medio ambiente que las rodea. La gran mayoría se alimentan de energías renovables o generan su propia energía (con paneles solares, por ejemplo). Así mismo, debido a su eficiente construcción, mantienen la temperatura dentro y evitan que entren los ruidos de los alrededores. Aquellos que se han alojado en una yurta durante sus vacaciones, afirman que es el entorno ideal para reconectar con la naturaleza y volver a sentirse uno con el entorno.

Las impresionantes montañas de Italia

Si quieres sentirte como todo un nómada, los Alpes italianos son el entorno perfecto para disfrutar de una yurta. En especial, los Dolomitas, una cadena de montañas protegida por la UNESCO. Este hermoso lugar abarca tres regiones, Friuli Venecia Julia, Véneto y Trentino Alto Adigio, y sus diferentes grupos montañosos están formados por distintos ecosistemas. Durante tu visita a estas montañas, podrás ver inmensos muros de roca, picachos de gran altura, y hasta glaciares. Por supuesto, tal y como su nombre indica, la roca que predomina en este entorno es la dolomía (que contiene el mineral de la dolomita que da el nombre al lugar).

La característica que hace especial a esta roca es su color blanco pálido, que además, cuando recibe la luz del sol, absorbe los tonos rojizos de esta y ofrece un espectáculo indescriptible de colores y reflejos en las montañas. Así mismo, es un entorno perfecto para practicar deportes de invierno como el esquí o el «snowboard», o para hacer senderismo. No obstante, si prefieres la emoción de visitar un volcán, y estás en tierras italianas, no puedes olvidar una excursión al monte Vesubio. Seguro que el nombre te suena por la tragedia de Pompeya.

Y es que, en el año 79 d. C, este volcán entró en erupción y causó una de las mayores catástrofes de la historia antigua. Sin embargo, a día de hoy, es posible visitar este sobrecogedor volcán y pisar la mismísima cima. Hay sendas y rutas que puedes hacer a pie, y desde lo alto del monte, tendrás una panorámica inigualable de la bahía de Nápoles. Eso sí, aunque está muy controlado, y todas sus actividades se registran con un estricto orden para mantener la seguridad, debes tener en cuenta que es un volcán que, en la actualidad, está activo. ¿Te atreves a visitarlo?

El monte Olimpo y las playas paradisíacas de Grecia

Otro país en el que puedes alquilar una yurta de Naturehouse.es es Grecia. Y si te gustaron las montañas de Italia, te encantará visitar uno de los montes más famosos de la historia. Nos referimos al monte Olimpo, conocido por ser el antiguo hogar de todos los dioses griegos. Según la mitología, Zeus, Poseidón, Ares y el resto de dioses habitaban en esta montaña, y desde su cima vigilaban a los mortales. Y no es de extrañar que esta montaña fuera importante para la mitología, ya que destaca por ser la más alta de Grecia gracias a sus 2918 metros de altitud. No obstante no solo tienen valor histórico, ya que en 1938, toda la zona se convirtió en el Parque Nacional del Olimpo. Fue el primer parque nacional de Grecia, y en sus tierras hay más de 1700 especies de plantas, árboles y flora en general. Así mismo, entre su fauna, podrás ver lobos, zorros, chacales, águilas, liebres, ardillas y mucho más.

Por otro lado, aquellos que prefieran disfrutar de la naturaleza en el mar están de suerte, ya que Grecia cuenta con playas únicas conocidas a nivel internacional. Por ejemplo, la playa de Elafonisi, en Creta, tiene unas increíbles arenas de color rosa que convierten sus orillas en un lugar de ensueño. Pero si prefieres el color rojo, visita Red Beach, en Santorini. Sentirás que has viajado a Marta gracias a la tierra rojiza del entorno. El terreno se formó tras la erupción del volcán cercano, y aunque no son las mejores aguas para bañarse, las vistas de otro planeta harán que el viaje haya merecido completamente la pena.

Valles y cuevas en Austria

Por último, es obligatorio mencionar Austria como lugar para disfrutar de unas vacaciones en yurta. Uno de los sitios más tranquilos para pasar un día de descanso es el Valle de Stubai, en Innsbruck. Te encontrarás en pleno Tirol austriaco, rodeado del color verde de sus prados y las laderas de sus montañas. En invierno, el color blanco de la nieve sustituye al verde, y forma otro paraje completamente diferente pero igual de sobrecogedor.

Es una visita indispensable para conocer la naturaleza de Austria. Y finalmente, para llegar al corazón salvaje del país, haz una excursión a la cueva de Eisriesenwelt, en Werfen. ¡Se trata de la cueva de hielo más grande del planeta! Los 42 kilómetros recorrido de estas cuevas están declarados monumento nacional, y en una visita de poco más de una hora, podrás recorrer sus grutas y parajes. Podrás ver formaciones de hielo que de te dejarán sin aliento. Y eso sí, ¡no olvides llevarte abrigo!